sábado, 28 de noviembre de 2009

CAPITULOS 12, 13, 14 ,15

CAPITULOS 12, 13, 14 ,15


VIRIDIANA MATEHUALA GARCIA


1-5 TURNO :VESPERTINO


Charlotte abrió la puerta del laboratorio de química y salió al pasillo con cautela estaba encantada de estar viva otra vez, y se notaba. El gesto malhumorado tan propio de Scarlet aparecía ahora atenuado, transformado en una amplia sonrisa de esperanza mientras ella se dedicaba a repetir besos a diestros y siniestro, saludando a completos extraños con una vehemencia inusitada. Pero la metamorfosis no solo se plasmaba en su actitud; bajo el control de Charlotte, el cuerpo de Scarlet también había empezado a adoptar un aspecto y una forma de moverse diferentes.Su postura se volvió mas erguida, sus andares menos canciones, hasta su compartimiento vaya por dios se torno mas femenino. A Charlotte le maravillo comprobar que era mucho más fácil alojarse en Scarlet que en Petula. Recordó la charla de Brain y la importancia de una nueva disposición en todo el proceso, y se lo agradeció en silencio. Palpo cada grieta y cada desconchón como una ciega leyendo Braille, embebiéndose de la sensación de lo que había sido privada durante lo que se le antojaba una eternidad. A pesar de la segunda oportunidad que tan generosamente le proporcionaba Scarlet, Charlotte no estaba del todo convencida de su plan. Al fin y acabo, la posición de Scarlet era el plan B. Aquellos no era el cuerpo, el pelo, la ropa, el aspecto que Charlotte buscaba que menos aun eran rasgos que la mayoría de chicos, y por descontado el mas popular del colegio, encentrasen agradables, por remplazar un calificativo amable. Además, la posición era temporal y consideraciones morales aparte no iba a ser nada fácil conseguir que un chico dejara a su novia de revista para irse con una gótica hermana pequeña.Charlotte llego temprano a la gran fiesta de pijamas S. P. A, intoxicada por la idea de que se la incluyera en la camarilla por primera vez. Empezó a llamar al timbre de casa de Petula, pero después de pensarlo mejor procedió a atravesar la puerta sin más. La cosa era cada vez más difícil.Allí es el salón se topo con el cuerpo medio examine de Scarlet, indolentemente tirado en el sillón, con gafas oscuras y aspecto derrotado y deprimido. Vaya, mira a quienes tenemos aquí, nada menos que al espíritu del instituto dijo sin apenas levantar la cabeza. Ya, y tu no te asustes tampoco de lo que puedas ver esta noche dijo Scarlet a la vez que salía por la ventana y se esfumaba en la despejada noche otoñal ambas estaban emocionadas con la que la noche les tenia reservado, y ninguna quería perderlo ni por un segundo. Charlotte oyó el timbre y se precipito escaleras abajo ya que Petula parecía no tener ninguna prisa en abrir. Se deshizo en falsas sonrisas, justo igual que las Wendys cuando abrió la puerta y las hizo pasar.En la otra punta de la ciudad, era el timbre de otra puerta el que sonaba la señorita Wacksel, una extraña, repelente y excéntrica agente inmobiliaria a la que le había sido asignada la venta de Hawthorne menor, se encontraba en el porche y estaba a punto de enseñar la casa a los Martín, una pareja joven e inquieta en busca de una ganga que esperaba adquirir la reliquia como una inversión asequible para reformar. Hacia viento y mucho frió y a cada minuto que pasaban en el porche, mas desagradable se volvía.Damen, no bastante, sabia que estaba cabrada, de bodoque o bien besaba a Scarlet y conseguía así que los demás le dejaron en paz o bien no lo hacia y se libraba de tener que aguantar mas tarde a Petula despotricando sin parar decidió que lo mejor era seguir el juego besarla y no ser aguafiestas. Charlotte cerro los ojos y se inclino hacia delante al mismo tiempo que Damen los demás observaron con la respiración contenida con los dos se acercaban mas y mas en el centro del carro justo cuando sus labios estaban a punto de rozarse Scarlet entro volando por la ventana; estaba echa un desastre y aparecía visualmente aterrorizadora.Pues ahora vas a ver como se alterna con los vivos amenazo a la vez que ponía los ojos en Wendys Anderson siseo incorporándose al juego le pregunto a Wendys Anderson justo antes de hacerla habitar a un milímetros del suelo y obligarla a girar como la botella de su juego de besos. Es capaz de cualquier cosa con tal de llamar la atención le susurro maliciosamente Wendys hizo de tripas corazón y muy poco a poco alcanzo a llevarse la mano de la cara, limpiarse parte del vomito de las puntas de los dedos e inspeccionarse la manicura por si se le había saltado de loca.Tras revisar paginas y paginas de vehículos relevantes, finalmente dio con uno que parecía prometedor y hizo clic sobre el. Era un archivo de noticias de sucesos locales extraídas de un periódico que había echado el cierre hacia siglos, tanto era así que Scarlet solo recordaba haber visto una o dos de sus paginas un año cuando desenvolvía los viejos adornos de navidad de sus abuelos el archivo tenia una base de datos con buscador, y Scarlet introdujo en el formulario la única información de la que disponía. Charlotte se asomo a la ventanilla de la puerta del aula de física, la misma al que se asomara cuando exhalo su ultimo aliento, solo que esta vez, se encontraba, literal mente, al otro lado. Vio que Damen las estaba pasando can utas con el control de física bajo el ojo escrutador del profesor Widget.Todos en la sala estaban nerviosos, aunque ni de cerca tan angustiados como Charlotte. Damen ya estaba atascado con la primera pregunta fácil, incapaz de decidirse entre las dos respuestas optativas, se encontraba tan nervioso que empezó a repasar y poner en duda sus conocimientos. Charlotte no podía soportar mas su agonía y finalmente se decidió entrar y echarle una mano, traspaso la puerta y se dirigid al fondo del aula, hacia el pupitre de Damen.El mini sistema solar que colgaba del techo se puso a girar al aproximarse ella a Venus, el planeta bajo el cual se sentaba Damen.Charlotte se situó de pie de tras de el y trato de mover su mano telepáticamente hacia la respuesta correcta, aunque solo para contestar, de nuevo, difícil le resultaba emplear sus poderes con Damen hallarse inclinada sobre su hombro como estaba, en tan intima posición, mirando el examen, con su mejilla prácticamente pegaba a la de el, era una experiencia increíble para ella, si bien a el no le venia nada bien.Sin quererlo, le tiro el lápiz de la mano, llamando la atención, ni mucho menos deseada, del profesor Widget, el leía absorto el ultimo numero, Widget cazo a Damen tratando de recuperarlo de bajo del pupitre de Berta la cerebro.A lo largo su carrera, había visto suficientes técnicas audaces de copleteo como para llenar un libro, desde el viejo y sencillo recurso de mirar de reojo el examen de al lado a la s mas tecnológicamente avanzadas de la era digital: fotografías de exámenes vía móvil, SMS con las respuestas, consultas a google desde el navegador del móvil, lo había visto prácticamente todo, de modo que se cuido mucho de no perder de vista con el ojo sano, claro esta, a Damen.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada